Estudio sobre Innovación, Marketing Digital y Competencias Digitales en el Turismo

Estudio sobre Innovación, Marketing Digital y Competencias Digitales en el Turismo

En estos días en los que vivimos en un mundo codicioso y placentero, la industria del turismo se ve obligada a rebuscar la absoluta personalización del servicio y a estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Para esto es indispensable que las empresas turísticas se empapen de un aprendizaje continuo, interesado y dinámico. La innovación, las competencias digitales y la tecnología han de tener como objetivo: desarrollar la capacidad de descubrir, conocer, interpretar, y anticipar los deseos de nuestros clientes.

Se ha puesto en marcha una Red de Turismo Digital en Europa cuyos objetivos incluyen a las pequeñas empresas en la cadena de valor mediante ayudas con e diseño de soluciones digitales personalizadas. Europa ocupa una posición envidiable entre los destinos turísticos mundiales, pues el turismo tiene una enorme capacidad para generar un crecimiento económico y laboral. A la vez que su competitividad depende mucho de las habilidades del capital humano.

En el sector hotelero, son evidentes las intimidaciones de empresas como Airbnb que alarman a las cadenas y éstas determinan que el marketing digital es la opción para combatirlas. Este sector es uno de los negocios con mayor tasa de competitividad. Los hoteles suelen realzar factores como la cordialidad y la amabilidad de sus empleados, la comodidad de las camas o los buenos restaurantes gastronómicos. No obstante, se deben tener en cuenta sus intangibles; experiencias digitales y servicios personalizados, considerados las experiencias de los clientes.

Las calificaciones de personalización son de las más bajas de cualquier variable estudiada. Para alcanzar exitosamente la personalización de la experiencia del cliente se necesita saber lo qué prefiere, cuándo lo quiere y a través de qué canal lo quiere. Al utilizar estas soluciones, los hoteles pueden llegar a resolver las imperfecciones evidentes en sus sitios web, aplicaciones y plataformas sociales. La mayoridad de las experiencias de viaje se determinan por los momentos de la transacción, el procesamiento y el soporte, sin embargo no están siendo aprovechadas.

corazon_cosas_espana

En relación a España, el país vuelve a emplazarse en el primer lugar en cuanto a competitividad turística, pero con bastantes aspectos que mejorar. Respecto a infraestructuras de servicios al turista, tiene una capacidad de respuesta incomparable para dar respuesta a las necesidades. Es uno de los países que más patrimonio cultural acumula y que cada día dispone en valor para los visitantes. Todo lo que se refiere a viajes de negocios y celebración de convenciones y eventos, se consolida como líder en éste área.

Para España, la industria turística se ha convertido en una de sus primordiales fuentes de ganancias y de actividad económica, siendo ahora una prioridad estratégica. Sus infraestructuras aéreas son uno de sus mayores pilares competitivos. En los últimos 30 años el país ha conseguido fortalecer unas importantes infraestructuras de carreteras, trenes y emplazamientos portuarios que le hacen estar en la cabeza de las ofertas turísticas.

Tras muchos años de terrorismo, España ha desplegado una red de seguridad y protección que responde a patrones muy altos pero siempre mejorables. En cuanto a salud e higiene no se alcanzó una extraordinaria posición, pero el país sí que responde a una posición media muy apreciable.

Es notoria la obligación de apostar por nuevas tecnologías e incluir elementos de actuación y adaptación a las tendencias innovadoras. Respecto a la sostenibilidad medioambiental, hay aspectos que deben ser mejorados como el campo de fauna y flora y el conocimiento sobre el ahorro y cuidado del agua. En el mundo laboral destacan las inconvenientes y condiciones para contratar y despedir así como el verificación de productividad y el pacto libre de las retribuciones.

Habría que propulsar una mejora en la libertad de desplazamientos internacionales. Con esto mejoraríamos el ambiente para los negocios, junto con una reducción de la intromisión gubernamental y la tardanza burocrática. Es evidente que España no es un destino barato debido a su debilidad estructural con respecto a los combustibles y falta de materia prima propia.

Sin embargo, y es evidente, engloba en conjunto un conglomerado de requisitos esenciales que convierten al país en un destino turístico único e inigualable que seguirá creciendo de manera continua.

Compartir